Saltar al contenido

Sacrificios Humanos: La forma más aterradora de trata de personas en Uganda

Por Sebastián Arévalo Sánchez | Bogotá D.C., 20 de febrero, 2019

Cuando pensamos en sacrificios humanos es posible que lo primero que llegue a nuestra mente sean las ofrendas que siglos atrás antiguos imperios ofrecían a sus dioses con el propósito de agradecer, solicitar favores, suplicar perdón o atraer un clima propicio para las cosechas. Sin embargo, triste y escalofriantemente, los sacrificios humanos siguen siendo una realidad en nuestros días, y aunque en varios países dicha práctica continúa bajo las sombras, en Uganda no deja de estar en la agenda de activistas y organizaciones que luchan contra la trata de personas y promueven los Derechos Humanos.

Durante la primera década del siglo XXI, la problemática de los sacrificios humanos en Uganda llegó a las primeras planas de importantes periódicos en todo el mundo, sin embargo, hoy en día parece caer nuevamente en el olvido mientras que el número de víctimas continúa aumentando y las promesas de justicia se esfuman junto con el recuerdo de aquellos a quienes brujos y hechiceros les arrebataron sus vidas.

Aunque en la actualidad las autoridades reportan un bajo número de “incidentes” relacionados con sacrificios humanos, organizaciones como el Pulitzer Center y Jubilee Campaign afirman que las víctimas llegan a miles y que el gobierno intenta minimizar la magnitud del problema. A pesar de la indiferencia de las autoridades, la presión del pueblo ugandés sumada a la voluntad de algunos políticos y la presión internacional logró que la Ley Contra la Trata de Personas de Uganda de 2009 incluyese los sacrificios humanos. La ley señala que la explotación incluye “sacrificio humano y extracción de órganos o partes del cuerpo para la venta o con fines de brujería, rituales o prácticas perjudiciales”. Así mismo, define el sacrifico humano como “el asesinato, mutilación, extracción de órganos o partes del cuerpo de una persona con fines de venta o de brujería, rituales o cualquier práctica humana dañina”.

Cuando conocí sobre esta problemática varios años atrás, casi de inmediato me pregunté ¿Por qué ocurre esto? ¿Qué lleva a las personas a ofrecer y solicitar sacrificios humanos? ¿Por qué las autoridades hacen tan poco al respecto?

antoine-pluss-553229-unsplash.jpg

 

Al principio, lo primero que vino a mi mente tratando de entender las motivaciones para ofrecer y solicitar el sacrificio de un ser humano fue la cultura y la religión. En parte debido a mi desconocimiento de la historia ugandesa, llegué a pensar que se trataba de una antigua práctica que se había perpetuado en el tiempo. Sin embargo, el activista Marco Vernaschi (2010) sostiene que en Uganda los sacrificios humanos, particularmente de niños, son un fenómeno que se ha incrustado en las costumbres tradicionales pero que no tiene una relación genuina con la cultura local y que la apelación a las “creencias culturales” son en realidad una excusa utilizada por los hechiceros para justificar sus crímenes y por el gobierno para evitar tomar medidas.

Varios investigadores afirman que los sacrificios humanos han permeado las esferas políticas, sociales y económicas de la sociedad ugandesa. Por ejemplo, la organización holandesa Kids Rights (2014) señala que la práctica de los sacrificios humanos se ha amalgamado y confundido peligrosamente con la medicina tradicional del país, en donde criminales que se hacen pasar brujos prometen curar enfermedades como el sida y el cáncer. Dichos brujos convencen a personas incautas de pagar altas sumas de dinero para ofrendar un sacrificio que puede consistir en la tortura, homicidio y desmembramiento de un niño, niña o mujer.

Así mismo, Vernaschi (2010) afirma que los hechiceros tienen tanta influencia en Uganda como para definir los resultados de las elecciones, motivo por el cual varios políticos presuntamente evitan denunciar a los criminales e incluso se ven involucrados en el sacrificio de personas. De hecho, varios medios de comunicación denunciaron que durante las elecciones de 2016 se incrementó notablemente el número de niños, niñas y mujeres desaparecidas presuntamente debido a los sacrificios humanos ordenados por políticos para ganar las elecciones.

Reportes periodísticos y policiales han mencionado historias en las que propietarios de inmuebles compran cabezas de niños y niñas para ser enterrados en las bases de edificaciones en construcción con el propósito de atraer la buena fortuna, mientras que otros ofrecen sacrificios para gozar de vidas llenas de riqueza. Lo cierto es que la búsqueda de salud, prosperidad y poder político, aparentemente, es la razón por la cual la demanda de sacrificios humanos se mantiene en Uganda. Por otro lado, el dinero es, por lo menos a primera vista, la principal razón para ofrecer tan aberrante “servicio”.

Día a día los brujos tienen más poder y los sacrificios humanos parecen ser cometidos bajo el amparo de algunas autoridades, políticos y civiles. La capacidad para enfrentar dicha problemática, a pesar de que la ley reconoce esta conducta como una forma de trata de personas, disminuye en un contexto en donde la criminalidad organizada está surgiendo y fortaleciéndose alrededor de tan aberrante práctica. Los sacrificios de seres humanos son un crudo recordatorio de una grave violación a los Derechos Humanos que, al igual que algunas finalidades de trata de personas, ocurre ante la mirada impotente de nuestra humanidad.

Recuerda seguirnos en Facebook, Twitter, Intagram y Linkedin.


Referencias

Kids Rights & Universiteit Leiden. (2014). Child Sacrifice in Uganda, in a global context of cultural violence.

Uganda Legal Information Institute. (2009). Prevention of Trafficking in Persons Act.

Vernaschi, M. (2010). Uganda: Child Sacrifice Not a Cultural Issue. Pulitzer Center.


MODELAJE WEBCAM: EL MUNDO DESCONOCIDO DETRÁS DE LA OMISIÓN LEGISLATIVA

Por: Fabiana Torres |Bogotá D.C., 13 de Febrero, 2019

No es un secreto para ningún individuo de la población colombiana que la realidad social del país se encuentra tristemente ligada a múltiples problemáticas como la desigualdad, la pobreza, la dificultad para acceder a educación superior, la escasez de oportunidades y el desempleo. Como consecuencia directa de lo anterior, se observa en los habitantes la construcción de idearios sociales relacionados con la obtención de dinero fácil y rápido a fin de mejorar condiciones de vida, aunque esto requiera acudir a medios “poco convencionales”.

En la última década, el desempeño de mujeres, hombres, parejas y población trans en el mercado erótico como modelos webcam ha ascendido gracias a la amplia demanda tanto interna como externa del servicio. Individuos de todas las regiones del país han logrado materializar los idearios sociales anteriormente descritos a través del ejercicio del modelaje y el erotismo mediante plataformas digitales, convirtiéndose Colombia en el segundo país con mayor suministro de proveedores y modelos webcam en el mundo, después de Rumania.

Aunque resulta cierto que gran parte de la población colombiana aún mantiene posiciones conservadoras en torno a las conductas y los escenarios de tipo sexual, también es meritorio resaltar que el reconocimiento de libertades propio de nuestra época ha abierto significativamente las puertas a la industria del sexo para posicionarse y fortalecerse, logrando estar al margen de los juicios de moralidad.

Este negocio se ha introducido, consolidado y normalizado de tal manera en nuestra sociedad, que actualmente es posible encontrar abiertamente gran cantidad de ofertas laborales en redes sociales o páginas web sin poder identificar su verdadero origen y puede accederse fácilmente a los servicios como consumidor.

Su auge ha sido de tal magnitud, que incluso existen canales en plataformas como Youtube dedicados a aconsejar a aprendices o principiantes en la industria del modelaje webcam con base en la experiencia de exponentes con amplia trascendencia en el campo, y así mismo se ha creado una “universidad” del mundo webcam para brindar a sus aspirantes herramientas de persuasión, seducción, posturas corporales, ajuste de ángulos, creatividad, entre otras.

Pese al reconocimiento generalizado de esta industria y su funcionamiento abierto y libre de barreras por un largo tiempo, parece ser que los legisladores colombianos no han tenido ningún interés en regularla, o al menos, no en hacerlo más allá de aplicar un gravamen que le permita al Estado recoger fondos y de manera alterna cree la posibilidad de reducir el ejercicio de una “actividad moralmente nociva” (El Tiempo, 2018).

Prueba de ello se encuentra en que no existe como tal una actividad económica que pueda acomodarse al ejercicio del modelaje webcam ante Cámara de Comercio, no les es otorgado el derecho al uso de suelo a los estudios, no existe normatividad específica en torno al correcto ejercicio de la actividad, derechos y manejo de ingresos y, en consecuencia, no existe una entidad estatal que se preocupe realmente por ejercer vigilancia y control sobre la industria en general.

jay-wennington-790744-unsplash

Poca importancia merece en realidad el hecho de que la industria deba realizar contribuciones legales (pues de una u otra forma ya lo estaban haciendo a través de otros medios), y mucho menos el hecho de ser una “actividad moralmente nociva” que deba reducirse, pues su existencia es una realidad latente, resultaría totalmente ilusorio aspirar a la extinción o disminución considerable de un negocio que cada día adquiere más fuerza y se encuentra dentro de las posibilidades de autodeterminación de las personas que deciden ingresar al mercado.

Lo que realmente merece especial atención y debería ser materia de un proceso legislativo serio es la regulación de fondo de una industria que por su esencia permite la materialización de múltiples conductas que dan lugar a la vulneración de derechos y a la comisión de diversos ilícitos, especialmente si no se obtienen consecuencias reales ante los atropellos.

Ejemplo de lo anterior, se encuentra especialmente en la existencia de una importante cantidad de estudios clandestinos dedicados al modelaje webcam, donde se presentan situaciones como las siguientes:

  • Las condiciones de salubridad para los y las modelos son paupérrimas, de tal manera que pueden contraer enfermedades, en mayor medida de transmisión sexual.
  • Las condiciones laborales de quienes allí trabajan contrarían enormemente la legislación laboral colombiana, pues les son aplicados descuentos injustificados e incluso tienen la obligación de laborar más del tiempo máximo permitido.
  • Los(as) modelos pueden ser sometidos(as) a situaciones de violencia y agresión sexual.
  • Se presentan casos de extorsión.
  • Suelen ser explotados niños, niñas y adolescentes.

Adicionalmente, resulta sencillo evidenciar la estrecha relación que puede existir entre los estudios sin formalización y/o control legal con los delitos de trata de personas, especialmente con las finalidades de explotación de la prostitución ajena e incluso la esclavitud y sus formas análogas, y en general, con los delitos que atentan contra la sexualidad.

Es necesario añadir que del otro lado se encuentran los estudios de modelaje que buscan cumplir con garantías integrales tanto para modelos como empresarios del mundo webcam, pero es necesario tener una normatividad que les brinde reconocimiento y permita que todos los estudios funcionen en una misma dirección y bajo las mismas directrices.

El ejercicio de esta actividad es una realidad actual que debe dejar de ser vista como un tabú o como un conflicto de tipo moral, y empezar a tratarse como objeto de regulación de fondo para evitar que su desarrollo sea un puente directo hacia la vulneración de derechos y garantías, como consecuencia de una omisión legislativa.

Ha de entenderse que este no es un escenario ilegal y que por sus particularidades requiere de atención especial por parte del Estado; mejor expresado en palabras del fiscal Ángel Fernando Castro Gutiérrez: “La ilegalidad de estos espacios no consiste en que una mujer (persona) se desnude frente a una cámara, sino en que este tipo de escenario se encuentre en desprotección” (Crónica del Quindío, 2018).

REFERENCIAS

El Tiempo. (2018) ¿Cuánta plata mueve industria erótica de las ‘webcam’ que pagará IVA? En: https://www.eltiempo.com/justicia/investigacion/cuanta-plata-mueve-la-industria-erotica-de-las-webcam-en-colombia-308282

La Crónica del Quindío. (2018). Estudios webcam, puerta de entrada a delitos sexuales. En: https://www.cronicadelquindio.com/noticia-completa-titulo-estudios-webcam-puerta-de-entrada-a-delitos-sexuales-fiscal-angel-castro-nota-123874.htm

Poniéndole filtros al erotismo

Por: Juan Pablo García | Bogotá D.C., 06 de Febrero, 2019.

El sexting se ha convertido en una práctica común realizada por adolescentes, jóvenes y adultos en donde a raíz del boom tecnológico y de la facilidad que hemos adquirido en materia de comunicación, los comportamientos sociales han alcanzado una connotación digital, incluso, los de carácter sexual. Debido a esto, el envío de material sexual como los mensajes, vídeos, imágenes y vídeo-llamadas se ha establecido como un aspecto clave en nuestra intimidad.

Esta práctica existe desde mucho tiempo atrás y se ha actualizado a partir de la tecnología. O quién no sabe de las cartas en donde las parejas, amigos o conocidos por correspondencia entablaban historias de amor, de amistad y de sexo bastante detalladas. O también fotos y vídeos de desnudos con las primeras cámaras que terminaban guardadas en rollos sin revelar. Por lo tanto, estos comportamientos sexuales han estado siempre presentes pero el desarrollo tecnológico incrementó el nivel de las interacciones personales de carácter sentimental e íntimo, instaurando la discusión del sexting como un aspecto nuevo en nuestra cotidianidad.

La concepción del sexting por parte de la población joven puede estar siendo tomada como un fenómeno desligado de las acciones que componen la sexualidad, estableciendo el envío de material sexual a través de plataformas tecnológicas como una práctica segura en el imaginario juvenil, puesto que se reduce este concepto a un carácter netamente físico, y con mayor atención en el coito y la penetración (Davidson, 2014).

img191

 

La percepción de seguridad de esta práctica viene dada a partir de la imposibilidad de contraer una enfermedad de trasmisión sexual o un embarazo no deseado, e incluso diferentes factores como la posibilidad de escoger la mejor foto, de maquillarla o agregarle filtros para generar mayor impacto tanto en la persona que lo envía porque incrementa su nivel de aprobación ante las modificaciones como en el receptor del contenido ante imágenes o vídeos vistosos y excitantes. De este modo, se rompen inhibidores internos como las inseguridades con el cuerpo por diferentes características físicas o factores psicosociales vinculados a baja autoestima y auto-aprobación, al igual que externos dada la facilidad para enviar y recibir los contenidos y la velocidad de las plataformas de comunicación para compartirlos.

El sexting puede resultar en un fenómeno cíclico, va desde crear y compartir material sexual voluntariamente hacia otra persona hasta el reenvío no consensuado del contenido a un tercero, e inclusive situaciones en las que se filtra las imágenes y vídeos a través de redes sociales o sitios web pornográficos. Esto ha implicado la aparición de jergas sobre todo en población joven del fenómeno del sexting, como “pack” que se refiere al conjunto de contenido sexual que se comparte, o “zelda” que representa el link en internet donde se puede hallar el pack. De igual manera, resultan términos como “ward” para identificar y establecer un contenido como importante y encontrarlo posteriormente con facilidad, terminología recogida y adaptada de juegos online de moda.

Pero ¿qué nos lleva a compartir cada vez más material sexual?

El sexting se convirtió para muchas parejas en sinónimo de compromiso en una relación, puesto que se llega incluso a exigir el envío de material sexual alegando el nivel de enamoramiento y reciprocidad de la otra persona. En pocas palabras, se crea el supuesto que entre más imágenes o vídeos se le envíe al otro, más amor o atracción se siente, y ese nivel de compromiso se mide de acuerdo a la creación de nuevo contenido sexual y la regularidad del envío. Por otro lado, la facilitación en las interacciones sociales que nos permiten las plataformas tecnológicas ha llevado al incremento de conexiones personales en múltiples contextos de vida, instaurando continuas relaciones sentimentales e íntimas que resultan en comportamientos como generar contenido sexual, guardarlo y enviarlo cada vez que se crean nuevos vínculos con alguien.

Si bien la práctica del sexting no se tipifica como delito, existen varias situaciones de riesgo que pueden desencadenar en escenarios con implicaciones penales y/o sociales. En primera medida, ejercer esta práctica ante alguna filtración o reenvío facilita la adquisición de material sexual por parte de las redes de pornografía, minimizando los costos del negocio ya que no necesitan crear y producir el contenido, simplemente lo comparten. En segunda medida, podemos vernos vinculados a dinámicas delictivas como la sextorsión donde una persona que obtiene el contenido sexual emplea el chantaje emocional para conseguir dinero, sexo u otros objetivos amenazando a la persona dueña de las imágenes o vídeos con exponerlos en redes sociales y plataformas tecnológicas. En tercera medida, compartir o reenviar el contenido sexual sin consentimiento se tipifica como un delito e incluso podemos vernos expuestos a mayores consecuencias si se trata de contenido de explotación sexual infantil.

Muchas son las implicaciones que la práctica del sexting puede llevarnos a experimentar, tanto buenas como malas, y es una realidad que día a día va en incremento frente a una disminución en la edad en que creamos y compartimos estos contenidos con nuestras parejas, amigos, conocidos e incluso desconocidos. Estos escenarios han sido normalizados y naturalizados por la población más joven llegando al punto de integrar retos físicos, como la “ruleta rusa sexual”, complejizando las estrategias de prevención y atención a los comportamientos sociales mutados a partir del boom tecnológico con graves consecuencias en el desarrollo individual y colectivo de la sociedad.

Esto nos lleva a preguntarnos ¿se han hecho necesarias estrategias educativas como “sexting seguro”? teniendo en consideración que hemos aplicado políticas e iniciativas de sexo seguro en colegios y universidades, y que el fenómeno del sexting se ha incrementado respondiendo a conductas sociales y biológicas propias del ser humano.

#SEXTINGSEGURO

REFERENCIAS

Davidson, J. (2014). Sexting: Gender and Teens. Gender, Youth, and Intimacy through the Lens of Sexting. University of Massachusetts, USA. Sense Publishers.

Perú acogió a la Fundación Pasos Libres

Bogotá D.C., 21 de noviembre de 2018.

En el marco de la estrategia “Bogotá Líder” del Instituto Distrital de la Participación y Acción Comunal – IDPAC. La Fundación Pasos Libres ganó el intercambio de experiencias en la categoría Construcción de Paz y Convivencia que se llevó a cabo en la ciudad de Lima, capital de la República del Perú.

IA 1 (11) (1)

En cabeza de Juan Pablo García, subdirector de la Fundación Pasos Libres, más de 12 reuniones se llevaron a cabo con organizaciones sociales, gubernamentales y de cooperación internacional en donde las iniciativas adelantadas por la Fundación fueron acogidas con total agrado por los asistentes ya que representan iniciativas exitosas en el marco de escenarios poco explorados para combatir el flagelo de la Trata de Personas en Colombia y Latinoamérica.

En la Oficina Regional de la Organización de Estados Iberoamericanos en Perú, con su director Jorge Arrunátegui, se planteó la manera de impulsar regionalmente los proyectos comunitarios que las organizaciones sociales adelantan en Colombia y específicamente aquellas que pertenecen a la estrategia Bogotá Líder, discusión que también tuvo lugar en la visita a la Embajada de Colombia en Perú.

IMG_5426 (1).JPGEl Ministerio de Justicia y Derechos Humanos del Gobierno de Perú presentó el Programa “Yo le pongo cero a la trata” que busca que 80,000 adolescentes del Perú se empoderen y sean actores claves para la prevención e identificación del delito en los centros educativos. Allí, la BlueHack Pasos Libres Contra la Trata de Personas significó para ellos nuevos horizontes de lucha contra este delito, y en palabras de Nátaly Salas de la Dirección General de Asuntos Criminológicos “una estrategia innovadora e importante para contrarrestar los escenarios que las redes de crimen organizado han tomado en su accionar delictivo”.

La convivencia escolar ha sido establecida como un pilar fundamental en las políticas educativas tanto del gobierno peruano como de la sociedad civil. Por ello, junto con el Ministerio de Educación de Perú tuvimos la oportunidad de conocer estrategias de convivencia como “Quiere sin violencia, marca la diferencia” y el “Portal Si Se Ve” para el reporte de casos de controversias escolares. Estrategias complementadas por organizaciones como Taller Protégeme que impulsa políticas contra el Bullying y la Asociación Pueblo Grande la cual a través de “Quijote para la Vida” transforma el imaginario de poblaciones vulnerables de niños, niñas y adolescentes por medio del desarrollo artístico, musical y cultural.

Por otro lado, fue muy interesante conocer las iniciativas de la juventud peruana con quienes compartimos el objetivo de construir alianzas y relaciones de cooperación regional. En la Secretaria Nacional de Juventud -SENAJU- la participación juvenil y el rol de la ciudadanía en el desarrollo integral de los países fueron temas fundamentales a la hora de compartir nuestros proyectos y experiencias. Así mismo, la Asociación Ashanti – Red Peruana de Jóvenes Afrodescendientes, mostró su entereza en la lucha por establecer condiciones de dignidad y respeto para una población que es víctima discriminación y que goza de poca participación política. También, “Niñas con Oportunidades” de CARE Perú representó la nueva visión social y el rol de la mujer que cada día busca proyectos de vida sostenibles individual, institucional y social para el respeto y la restitución de derechos.

Finalmente, en Edutec – Asociación para el Desarrollo de la Tecnología Educativa y de las nuevas Tecnologías Aplicadas a la Educación, la seguridad en línea y la ciudadanía digital han sido dos pilares fundamentales en la construcción de procesos de aprendizaje mucho más integrales y avanzados pero que deben tomar en consideración las nuevas dinámicas de ciberdelito en las plataformas tecnológicas. Para Lucia Acurio Directora de Grupo Edutec “incluso en países que son muy desarrollados en temas tecnológicos, como Uruguay en Latinoamérica, los índices de ciudadanía digital están más mal dado que el tema no se está trabajando como debe ser”.

Para la Fundación Pasos Libres la visita a Perú representó una oportunidad única para conocer personas y organizaciones fabulosas que están apostando por un mejor país, así como para compartir nuestra labor y construir alianzas que nos permitan construir esfuerzos regionales contra la trata de personas. Sin duda alguna, ser partícipes de esta clase de escenarios internacionales nos permite consolidar nuestros esfuerzos por prevenir y erradicar la Trata de Personas, especialmente en niños, niñas, adolescentes y jóvenes en Colombia y el mundo.

Gracias al Instituto Distrital de la Participación y Acción Comunal, a Bogotá Líder y a la Organización de Estados Iberoamericanos por todo su apoyo.

 

#PasosLibresenPerú

LA FUNDACIÓN PASOS LIBRES GANÓ BOGOTÁ LÍDER 2018

Bogotá, 09 de octubre de 2018. La Fundación Pasos Libres es una de las organizaciones sociales juveniles ganadoras de Bogotá Líder 2018, una de las estrategias insignia de la Administración Distrital, que en cabeza del Instituto de la Participación y Acción Comunal -IDPAC, busca fortalecer proyectos de las organizaciones sociales juveniles del Distrito Capital, orientados a trabajar en beneficio de las comunidades.

Esta versión de Bogotá Líder reunió 114 organizaciones juveniles que trabajan en áreas que van desde la protección animal y la disposición adecuada de residuos, hasta la promoción del uso de la bicicleta y el empoderamiento de la mujer. Convocatorias como estas son prueba de que los jóvenes que habitan la capital del país le apuestan a la construcción de una mejor ciudad desde cada una de sus localidades sin importar las dificultades que tengan que enfrentar y con la convicción de transformar su realidad.

Como parte del reconocimiento por haber ganado Bogotá Líder y con el apoyo la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), Juan Pablo García, Subdirector de la Fundación Pasos Libres, viajará a Lima, Perú del 13 al 20 de octubre de 2018 con el objetivo de afianzar relaciones clave con actores de la sociedad civil, el gobierno y la cooperación internacional para promover alianzas regionales en torno a la prevención de la trata de personas en población joven.

No olvides seguir el minuto a minuto de nuestra visita al vecino país en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.

#PasosLibresEnPerú

PD: Si lideras o eres parte de una organización social juvenil no pierdas la oportunidad de ser parte de Bogotá Líder 2019.

La Fundación Pasos Libres capacitó 700 estudiantes y docentes en trata de personas y ciberdelito.

Bogotá D.C., 08 de octubre de 2018. En el marco de una fabulosa jornada de 4 semanas realizada en conmemoración del Día Internacional Contra la Explotación Sexual celebrado el pasado el 23 de septiembre, la Fundación Pasos Libres capacitó a docentes y estudiantes del Colegio Parroquial Nuestra Señora de la Localidad de Rafael Uribe y Colegio San Carlos de Tunjuelito en la Ciudad de Bogotá D.C.

Más de 700 estudiantes de sexto a undécimo grado y 30 docentes de ambos colegios participaron en conferencias y talleres de prevención y capacitación sobre escenarios y factores de riesgo asociados a la trata de personas y ciberdelitos producto de la inmersión de niños, niñas y adolescentes en plataformas tecnológicas y redes sociales.

Capacitar a estudiantes de primaria y bachillerato al igual que docentes es fundamental para reducir la vulnerabilidad de la población escolar frente a diversos ciberdelitos relacionados con la trata de personas y la explotación sexual, así como para contribuir en la construcción de entornos protectores en donde la comunidad tenga la capacidad de identificar escenarios de riesgo y tomar las medidas necesarias para evitar convertirse en victima del delito.

WhatsApp Image 2018-09-24 at 1.15.22 PM (3) (3)

“Es fabuloso como los estudiantes apropian los conocimientos impartidos por los jóvenes facilitadores de la fundación, sin duda alguna, esta jornada ha logrado su objetivo y ha contribuido de forma importante a que tanto estudiantes como docentes seamos capaces identificar ciertas modalidades de trata de personas y explotación sexual antes invisibles a los ojos de la comunidad educativa” afirmó una docente del Colegio San Carlos.

¿Te gustaría recibir una conferencia o taller en tu colegio o universidad? Conoce nuestros servicios  y contáctanos.